Hoy hablamos del mundo de las tallas y, hoy sí, ponemos nombre y apellidos. Abrid vuestras orejas porque vamos a quejarnos alto y claro: ¡queremos tallas reales!


Selma Escalona