El Síndrome del “boreout” es mucho más común de lo que creemos, por eso hoy vamos a dar las claves para detectarlo y prevenirlo a tiempo.

El Síndrome del boreout, más conocido como síndrome del aburrimiento en el trabajo, es uno de los problemas laborales más comunes hoy en día.

Consiste en sentir que todo tu trabajo no vale nada y que tu esfuerzo está siendo en vano. El trabajador/a se siente mal consigo mismo por no lograr su objetivos y estar metido en una continua monotonía. Esto hace que dicha persona esté desanimada y sin ilusión por su trabajo perdiendo así las ganas de ir a trabajar.

El termino “boreaout” fue acuñado por los sociólogos Philippe Rohtlin y Peter. R Werder, el cual significa “aburrimiento crónico”. Según ellos, este caso se produce cuando un trabajador/a no tiene diferentes tareas asignadas, no trabaja cómodo y con ilusión, no trabaja en grupo, y esto resulta realmente desmoralizante y estresante.

La limitación, las tareas monótonas o el trabajo continuo en solitario hace que cada vez nos encontremos más aburridos y estresados.

“No es lo mismo que estés estresado, que no sepas que hacer o por donde comenzar a trabajar, a que estés tranquilo, descansando y sintiendo que controlas tu trabajo y tu vida”

Gabriela Paoli

¿Cómo saber si lo padeces?

Las principales causas de padecer boreout son la baja autoestima, la desvaloración del propio trabajo, sentimientos de vergüenza y cargo de conciencia por no desempeñar nuestro trabajo al cien por cien.

Algunos de los síntomas más destacables son el agotamiento físico y mental, la frustración en el empleo, la desmotivación en las actividades laborales, etc. Además, puede llegar a causar problemas para conciliar el sueño, dolores musculares, fuertes dolores de cabeza, etc.

Claves para frenarlo

#1 Planifica tu tiempo y organízate

Crea tu propio to do list, anota todo lo que tienes que hacer y evalúa lo que haces en cada momento. Esto te permitirá ser consciente de tu esfuerzo y tus progresos además de aportarte motivación.

#2 Prémiate todos los días, aunque sea con algo pequeño

Date un baño caliente con una bomba de color, prepara una mascarilla facial o mira tu serie favorita. Es importante que cada día nos mimemos y premiemos por nuestro esfuerzo, así te motivarás y te sentirás mejor.

#3 No hagas las mismas actividades, altérnalas

Busca qué actividades puedes hacer fuera del trabajo ya sea deporte, baile o pintar. Cualquier actividad que active tu cerebro te motivará y sentirás que tienes muchas mas fuerza.

#4 Mantente positivo

Mantenerse optimista es fundamental para aumentar nuestra confianza y autoestima.

#5 Haz primero las tareas que menos te motiven

Realiza primero aquellas tareas que más pereza te causen y que más aburridas te resulten.

#6 Haz descansos

Descansar es primordial para mantenerse activo y motivado en el trabajo. Bebe un café, toma el aire o da un pequeño paseo, te ayudará a estar más concentrado.

#7 Pide ayuda si lo necesitas

Es fundamental reconocer que, en algunos casos, no damos lo máximo de nosotros, que no tenemos ánimo y tampoco ganas de hacer nada. Pide ayuda a tus familiares, amigos incluso ayuda psicológica si es necesario.

“Un trabajador feliz es muy rentable para su empresa”

Gabriela Paoli