Toco madera artesania mexicana

“En un mundo tan caótico como en el que vivimos, a veces es bueno regresar a los orígenes”. Bajo esta premisa, María del Mar de la Mora se embarcó en una aventura que la llevaría a crear piezas con auténtica historia de la mano de Toco Madera. Bolsos, clutches, ponchos, ropa de hogar e, incluso, accesorios para bebé, son el resultado de horas y horas de trabajo artesanal realizado con tejidos y técnicas con denominación de origen 100% mexicana. Una manera de unir la filosofía slow fashion con la tradición textil de un país.

Si hay algo que la fundadora de Toco Madera, que después de varios años triunfando en México se introdujo hace unos meses en el mercado europeo, tiene claro es que su mayor valor es su equipo de artesanxs. Claudia y su madre, Josefina; Ernestina y sus hermanas, Cristina y María; Ernesto; y Esmirna y su marido, Manuel, conforman el grupo de tejedorxs y maestrxs textiles que ponen su alma en cada pieza que elaboran para que -literalmente- no haya una igual que otra.

¿Cómo surge la idea de crear un proyecto como el de Toco Madera?

La idea surgió hace casi seis años. Esta idea se vio impulsada por un golpe de realidad en el que me di cuenta lo poco valorado (y mal pagado) que está el trabajo artesanal en México. La artesanía en nuestro país refleja tradición, costumbres y mucho esfuerzo. No somos conscientes del tiempo (días e incluso semanas) que pasan unas manos creando una sola pieza.

Creo que toda artesanía, y principalmente los textiles, hablan un idioma por sí mismos, cada hilo pasado por los dedos de un artesano forma una palabra. Cada figura significa algo. Y todo eso cada día es menos valorado y se ve desplazado por lo fácil, lo barato, por cosas sin alma.

¿Cuál es la filosofía que hay detrás de la marca? 

Siendo honesta, cuando empezamos el proyecto, nos basábamos principalmente en el rescate y la preservación de los medios tradicionales de producción, los cuales son admirables. Pero cada vez que nos acercábamos más y crecía la relación con Ernestina, -la primera artesana Tzotzil con la que empezamos a colaborar-, los principios variaron y el proyecto cambió de dirección. Se comenzaron a crear redes afectivas, lazos de confianza y una fuerza colaborativa mutua.

El crecimiento de las relaciones humanas se convirtió en la base de la filosofía del proyecto, acompañada por la capacidad creativa. Por lo tanto, todo este trabajo de entendimiento termina en el inicio del proyecto.

“Los textiles hablan un idioma por sí mismos. Cada hilo pasado por los dedos de un artesano forma una palabra”

La forma del tejido de sus productos es muy peculiar, hábleme un poco de dónde surge y qué técnicas utilizan para tejer.

Los tejidos que utilizamos en Toco Madera tienen tres orígenes.

  • Telar de cintura utilizando hilos de algodón. Es un proceso que se utiliza en la comunidad de Ernestina, en una región de Los Altos de Chiapas.
  • Telar de cintura utilizando lana de ovejas. Un proceso utilizado por Claudia y su familia, también en una comunidad ubicada en Los Altos de Chiapas.
  • Telar de pedal, utilizado por Esmirna y Manuel en Teotitlán del Valle (Oaxaca).

Espero que en el futuro pueda crecer la red de artesanos con los que trabajamos.

¿Siempre ha sabido que se dedicaría al mundo textil artesanal?

No lo sabía. Yo me dedicaba a otra cosa totalmente distinta, pero me enamoré de los textiles y, sobre todo, de las personas que hay detrás de ellos. Creo que si no impulsamos comercios como este, perderemos mucho.

A lo largo de estos años he afianzado buenas relaciones y amistades con artesanas de algunas comunidades indígenas y esto me ha llevado a acercarme más a algunos productos. Creo que no he elegido productos, sino personas que trabajan de una manera fuera de lo común y que lo hacen con el corazón.

tocomadera artesania mexicana
María del Mar de la Mora, creadora del proyecto Toco Madera.

En sus piezas indican que hasta elementos como las plumas de un clutch, por ejemplo, provienen de las gallinas de Ernestina. ¿Todos los materiales que emplean los obtienen de forma local?

En su mayoría sí, prácticamente todos los productos son locales por el simple hecho de que así lo han hecho siempre, y porque es lo más accesible para Ernestina y sus hermanas. Ellas viven y trabajan de lo que les da la tierra y la naturaleza. Siempre ha sido así, para lo bueno y para lo malo. Algunos hilos sí son industriales, sin embargo se trabajan con las técnicas adquiridas generación tras generación.

¿Cómo escogen los colores de sus piezas?¿Utilizan tintes naturales?

Para la elaboración de los productos de Ernestina, antes de las elaboraciones, platicamos sobre los colores con los que vamos a trabajar, pero realmente una vez que se marca la línea de diseño, los colores los eligen entre ella, sus hermanas y algunas amigas que también participan en el proyecto. Son unas creativas asombrosas.

Para los colores de los productos de Esmirna y Manuel (Teotitlán del Valle, Oaxaca) sí utilizamos tintes naturales. Podría decir que Manuel es un alquimista de los colores, sabe manejarlos en sus concentraciones, combinaciones y teñido de la lana de una manera asombrosa. Nosotros le decimos qué buscamos y él lo encuentra.

“No he elegido productos, sino personas que trabajan de una manera fuera de lo común y que lo hacen con el corazón”

Uno de los pilares fundamentales de Toco Madera es la atemporalidad de sus productos. ¿Siempre los conciben con la idea de que sean duraderos y se conviertan en piezas especiales que uno/a tiene para toda la vida?

Sí, nos encanta que sean piezas únicas (puedo meter las manos al fuego porque lo son), no hay un textil que sea igual a otro. Eso mismo hace que a la hora de producirlos y diseñarlos, lo hagamos con el cuidado de que sean para siempre, nos gusta que cuando alguien los vea y los toque, pueda sentir no solo la calidad sino la historia que hay detrás de ellos. Creo que va a sonar muy forzado, pero tienen una energía diferente. Realmente le platican al telar cuando los van elaborando y eso les da mucha fuerza a las piezas.

¿Aproximadamente cuántas horas lleva el proceso de elaboración de sus piezas, desde que se extrae la lana y el resto de materiales hasta que se añaden los últimos remates?

El tiempo varía según el producto y la región. Pero, por ejemplo, en el caso de los productos de lana de San Juan Chamula (las piezas que elabora Claudia) creo que el tiempo de elaboración va mas allá de los días que tardan en la trasquila de las ovejas, tratar la lana, limpiarla, hacer los hilos y luego tejerlos en el telar de cintura. Empieza con el cuidado de sus ovejas, para que la lana crezca con la calidad que ellos necesitan. Realmente creo que el valor no está solamente en el tiempo en el que tardan al elaborar cada pieza, sino en la técnica y el cariño que le ponen a cada proceso.

Hace poco que decidió dar a conocer Toco Madera en el mercado europeo, ¿qué acogida está teniendo?¿Cree que en Europa se valora tanto la artesanía como en Latinoamérica?

Pues en realidad ha sido difícil, empezamos con el lanzamiento de los productos en Europa el año pasado, en medio de la pandemia. Esto nos ha limitado mucho y nos hemos tenido que enfrentar a todos los problemas que los pequeños comercios están viviendo.

Apostamos por Europa porque nuestros principales compradores en México eran europeos. Además, considero que en Europa hay una gran cultura y respeto por el comercio justo y por el empoderar el crecimiento de las mujeres, y eso también es una parte de nuestro proyecto. Porque somos un proyecto, no una marca.

En un mundo en el que las nuevas generaciones están cada vez más en contacto con la imagen, la estética y el universo de la moda… ¿Qué les diría usted para que apostasen por una marca como la suya?

A título muy personal, me atrevería a decir que a quienes nos gusta la belleza, lo estético, el arte, buscamos inspiración en pequeñas cosas. En el olor del café en las mañanas, el placer de leer un libro bajo el sol, la frescura del agua del mar en los pies… ¡Suena cursi pero es así! (se ríe). Eso son nuestros productos. Quienes apuestan por apreciar esas cosas, por el respeto al origen y el respeto a la creatividad, pueden apostar por marcas como la nuestra. Creo que en un mundo tan caótico como en el que vivimos, a veces es bueno regresar a los orígenes. 

De cara el futuro, ¿qué planes tiene en mente?¿Se ha planteado hacer una línea para hombre o atreverse con otros ámbitos?

Es verdad que nuestro proyecto de momento tiene un foco muy importante en mujer, hogar y bebés. Pero también es verdad que algunos de nuestros productos carecen de género, por ejemplo los cojines de lana, las mantas e incluso los mismos ponchos. Seguramente más adelante fortalezcamos nuestra presencia en el armario masculino. 


María Peña