coño

Vanessa García Medina es la creadora de la fabulosa cuenta de Instagram Hasta el Coño. Feminismo, libertad y sinceridad son los principales adjetivos que definen su perfil. Hablamos con ella para saber todo sobre su vida, su merchandising y, sobre todo, sobre qué le tiene hasta el coño en este momento.

¿Qué es Hasta el coño y cómo surgió ese nombre?

Hasta el Coño es un perfil en Instagram que creé hace dos años.  Fue un poco por casualidad, porque yo me dedico a las redes sociales y siempre estaba con la mosca detrás de la oreja sin saber qué podía hacer. Me gustaba la idea de hacer algo, de tener algo en redes sociales que fuera mío.

Un día literalmente me puse a pensar en las cosas que me tienen hasta el coño y estuve pensando en todas las cosas que pongo en el perfil y dije. “joder, pues hasta el coño” Y lo hice así, sin pensar.

No tenía interés tampoco en que se convirtiese algo super viral ni nada, pero empecé a escribir lo que me apetecía, y era una forma de desahogarme. Desahogarme de vivencias que me podían hasta el coño.

«Al final son frases con las que todas estamos de acuerdo, con las que empatizamos, sí.»

¿Hubo algún momento decisivo para que haya un repunte de seguidores o fue progresivo el aumento?

La verdad que ha sido bastante progresivo. A la semana ya tenía 100 seguidores. Yo no se lo dije a nadie. No lo sabía nadie de mi familia, ni mi pareja, ni mis amigas. Y, de repente 500 seguidores, luego 1000 y así sucesivamente, pero no sabía de dónde salían. Pero no, no ha habido ningún momento que haya dicho: “Ostras, aquí ha sido cuando hubo un empujón.” Ha sido poquito a poco, hasta hoy.

¿Te asustaba la idea de incluir ese vocabulario tan explícito o tabú?

Sí. Para mí, decir “hasta el coño” no es una cosa que me sorprenda, pero entiendo que hay gente que sí que le puede parecer soez y de mala educación. Pero bueno, creo que al final también el nombre es una manera de dar voz, ya que el nombre es de por sí reivindicativo. A mí, siempre me ha parecido que la gente dice “estoy hasta la polla” y se queda super tranquilo. Además, nadie dice nada. Y, nosotras, las mujeres que no tenemos polla, decimos “hasta el coño” y todavía a algunas nos cuesta, porque es lo que nos han enseñado.

«No es una cosa que hayamos oído desde pequeñas, entonces sí se puede decir “hasta la polla”, pero no “hasta el coño».»

¿Cuál fue la reacción de tu círculo más cercano cuando se enteró del proyecto?

La mayor parte de la gente yo creo que lo apoyaba. Es verdad que, a lo mejor a mi madre no le gusta utilizar el término. Pero, cuando hablo y escribo otras cosas, le encanta compartirlas. Ella me apoya, pero no creo que llevara puesta una camiseta, por ejemplo.

¿Qué representa para ti el feminismo?

Para mí el feminismo al final es ni más ni menos lo que dice la definición de la RAE, que es la igualdad. Por mucho que a algunos no les entre en la cabeza. Pero, sobre todo, lo que intento hacer en la cuenta es empoderar a las mujeres. Todo ello, para que, al final, tengamos la libertad de hacer lo que nos salga del coño literalmente.

Usar el lenguaje que queramos y tener el comportamiento que queramos cuando queramos. Eso es lo que quiero promover con la cuenta.

¿Qué le dirías a todas esas personas que confunden el feminismo con la superioridad de la mujer sobre el hombre?

Les diría que leyesen un poco, porque al final creo que la gente que dice esas tonterías es porque no ha leído nada de feminismo, ni de igualdad, ni de nada. Al final les asusta que las mujeres, por fin, nos estemos reuniendo y organizando para decir que estamos hartas. Eso les asusta, y por eso van en contra.Pero en realidad, yo creo que no han ido más allá de por qué.

Hablando de los haters, ¿cómo lidias con ellos? Hay veces, supongo, que habrá comentarios que ya te saturan y de verlos tantas veces pasarás. Pero, ¿cómo tratas con alguno que sea muy directo?

Al principio me metían unos marrones… Me metía a contestar y a discutir. Una vez estuve explicándole a un hombre nociones básicas de feminismo y acabó amenazándome. Desde ese momento pensé en que me lo tenía que tomar con otra filosofía, porque no podía estar educando a la gente. Si veo que van con buena intención a preguntar, porque hay algo que no saben, o no se enteran, contesto encantada.

Si contesto les doy más bola porque creo que es lo que quieren. Mucha de la gente que se hace eso detrás de un perfil sin foto, lo hacen simplemente para molestar y tocar los cojones.No les voy a dar el gusto de contestarles y que puedan seguir. Solo quieren llamar la atención.

«Pero cuando veo que van a molestar, a hacer daño o a humillar, que muchos se dedican a eso, sí que paso.»

Si tanto hemos evolucionado, ¿Por qué hay tanto estigma en contra del feminismo actualmente?

A ver, yo creo que estamos en un momento en el que todos deberíamos ser feministas y, por suerte, casi todos estamos concienciados en que hay que ser feminista. Lo bueno que tenemos ahora es que, llevar una camiseta que ponga yo soy feminista, o decirlo abiertamente en redes sociales, o en tu vida privada, laboral, etcétera, está bien visto. Pero claro, ahí está.

Aquí es cuando entra la gente que ni ha leído, ni tiene el valor de hacerlo. Que, además, les da miedo que la mujer ocupe su sitio o se piensen que van a hacer lo mismo que ellos han hecho durante siglos.Y ahí está el problema, que ven que nos estamos organizando.

Hasta los partidos políticos se están definiendo como feministas o no feministas, pero al final, cuando llega a ese punto que eres o no eres, tienes que defender si lo eres o no por la polarización que se está produciendo. Y aquí es donde aparece ese odio hacia el feminismo.  

Cuando viste que a mucha gente le gustaba tu perfil y compartía tus pensamientos, ¿se te pasó por la cabeza la idea de abrir la tienda online y vender tu propio merchandising?

La verdad es que lo de la tienda no lo había pensado jamás en mi vida, fue una cosa super random que surgió porque hice una encuesta en mi perfil. Le pregunté a mis seguidores qué es lo que les gustaría que hiciera y de repente todo el mundo me empezó a sugerir una tienda de camisetas, bolsas, etc.

No lo tenía para nada pensado y recibí un montón de mensajes sobre eso. En ese momento me contactó una agencia que me dijo que me podían ayudar, porque yo no tenía ni idea, y tampoco tenía tiempo. Además, acababa de empezar en un trabajo y no tenía ganas de meterme en más líos con la agencia.

Al principio me ayudaron un poco a montarlo todo y me animé, no me ocupada mucho tiempo, y por otra parte también me apetecía probar cosas nuevas. Vi que empezaba a ir bien, que a la gente le gustaba, y ahora la llevo yo desde mi casa.

¿Te has encontrando con alguna persona que lleve el merchandising por la calle?

Sí, y me pasó justo en el trabajo. Al poco de estar ahí, de repente entró una chica nueva, me vio con la bolsa y me dijo: “Ayer le compré a mi amiga justo la misma bolsa para su cumpleaños” y le conté que era yo la creadora de Hasta el coño. Fue muy gracioso. Ahora somos amigas.

¿Qué sientes cuando ves a un(a) desconocidx por la calle con tu camiseta?

Orgullo. Al final vas lanzando un mensaje y, además de que sea orgullo por eso, porque llevan un diseño tuyo. Se siente bien ver que hay gente que piensa como yo y que no siente vergüenza llevar eso puesto y reivindicarlo. Me encanta cuando veo a alguien que lleva algo, ya no solo mío, sino algo reivindicativo. Me gusta mucho.

¿Podrías decirme tres cosas que tienen hasta el coño ahora?

Me he metido en el maravilloso mundo del autónomo. Y, joder, me estoy dando cuenta de que estoy hasta el coño de todo. Entre todo lo que hay que pagar, la poca seguridad que hay y las pocas ayudas que ofrece, me satura. Este no es un tema que suela tratar, pero lo pienso muchísimas veces.

También estoy hasta el coño de todo lo que está pasando ahora en Madrid. Del cambio de politiqueo que, al final, los perjudicados somos nosotros, los ciudadanos. Mientras ellos están jugando a su ajedrez.

Y, ya por último, hasta el coño del Coronavirus. Ha pasado un año joder. Y quién os iba a decir que la vida fuera a cambiar tanto. Así que hasta el coño de eso también. Solo pido que, por favor, volvamos a la normalidad pronto.


Iratxe Cuadrado

Escuchar música y escribir sobre ella es una de mis pasiones. Una vocación desde hace años en la que me involucro inconscientemente para desconectar. Siempre intento difundir mis gustos para compartir la felicidad que me producen.