La música nos lo ha contado durante décadas que en el juego del amor o se gana o se pierde. Las reglas son innumerables y las posibilidades de éxito y fracaso cambian a cada movimiento, como en una partida de ajedrez. ¿Y cómo se gana en el arte del amor?

Vivimos con miedo a enamorarnos, a mostrar nuestros sentimientos, a perder. Mil veces he esperado a responder un mensaje, he subido un instastorie en el momento oportuno o he tomado la iniciativa para demostrar que yo también podía tener el control. Y es que, en el juego del amor se puede ser espectador o jugador, pero nunca ambas al mismo tiempo. Eternas preguntas que nos siguen en cada nueva relación ¿hablar o que me hablen? Hoy os traigo el secreto definitivo para pasarte el juego: sé el jodido entrenador. 

Y, sí sorprendentemente, el amor no es algún tipo de competición, el fuckboy al otro lado del teléfono no es tu enemigo (tampoco tu aliado), es (sorpresa) una persona. ¿Por qué le quieres ganar? La respuesta es porque no estás jugando tú si no tu ego. Quedar por encima, mantener tu “dignidad” pese a todo y hacerte la difícil son algunas tácticas que no llevan a nada, por lo menos a nada sano. ¿Quieres estar siempre contando los minutos que tardó en contestarte? El amor es más fácil que todo eso.

El amor no es algún tipo de competición

Sentir, hablar y mostrar interés son acciones que vas a tener que hacer. Y aunque te cueste al principio, llegar a algún lado con esa persona significa confiar lo suficiente para que no te importe hacerlo. No juegues, vive tus sentimientos, entiende qué está pasando. ¿Te gusta o solo quieres su atención?

Las personas son como se comportan contigo, ni más ni menos, si tu quieres contestarle rápido, ¿por qué esperar más a contestarle? Sé que ahora estarás pensando pero… es divertido mantener en el misterio. Y claro, jugar muchas veces es divertido, sobre todo al principio. Lo malo de jugar es que a largo plazo o ganas o pierdes, y a veces, para aquellos que están cansados de perder, eso es agotador. En la grada miras, entiendes el juego, y ves el partido con la frialdad que muchos jugadores necesitan. 

Lo malo de jugar es que a largo plazo o ganas o pierdes

Sabemos quien está haciéndonos perder el tiempo. Y también que ese tipo de personas muchas veces son las que nos enganchan pero… ¿realmente te encanta? ¿Se ha portado contigo como quieres que tu pareja lo haga?

Alto ahí romanticones, si para vosotros ganar es encontrar pareja el problema viene de base. Estar bien soltero es la primera victoria. Así que, para aquellos del segundo tiempo aquí va mi consejo para la final. Si queréis ahorrar tiempo y quebraderos de cabeza la regla de oro es: gasta energía en lo que te compense. ¿De verdad quieres saltar a la pista?


Selma Escalona