El coloso de la moda Yves Henri Donat Mathieu-Saint-Laurent inició su carrera siendo sólo un adolescente. Tras ganar un concurso internacional que lo llevó a estudiar moda en París. Fue entonces cuando Dior lo contrató como su ayudante, impresionado por sus bocetos. Y con tan sólo 21 años, pasó a ser el modisto más joven del mundo. Convirtiéndose en el nuevo director creativo de Dior. 

Sin embargo su trayectoria como diseñador de la firma fue breve. Aunque su primera colección en solitario, Trapèze (1958), fue un éxito que evocaba las siluetas de su mentor; l’enfant terrible de la moda innovó con la colección de estética Beatnik (1960). Donde su mayor fuente de inspiración fue la gente de a pie, los cabarets y jazz clubs de la Rive Gauche parisina. Y en la que el diseñador propuso por primera vez en la historia, la chaqueta de cuero como una pieza de alta costura. La colección fue demasiado rompedora para el conservador público de Dior y tras ser llamado a filas durante la Guerra de Independencia de Argelia, la maison francesa nombró a Marc Bohan como su nuevo director creativo.

A su regreso, Saint Laurent demandó a la casa Dior y tras ganar el pleito fundó junto a Pierre Bergé, amante, socio y amigo del diseñador, una de las marcas más poderosas e influyentes de todos los tiempos. La casa Yves Saint Laurent, cuya primera colección vio la luz en 1962. 

A finales de la década de los 60 creó el emblemático Le Smoking, una pieza hasta entonces exclusiva del fondo de armario de los hombres, que no dudó en adaptar a la silueta femenina. Consolidó además, el pantalón como una prenda básica para el día a día de la mujer y lanzó las famosas saharianas, botas de caña alta y blusas transparentes.
Su amor por el arte lo expresó con sus emblemáticos vestidos Mondrian y en la colección Pop Art, así como en el diseño de vestuario para películas y obras de teatro.
Visionario como fue, en el año 1965 abrió su primera tienda prêt-à-porter, Saint Laurent Rive Gauche, y el éxito fue tal que no tardó en abrir una segunda en la capital londinense. 


©Getty Images

Sin duda, Saint Laurent dominó  las décadas de los 60 y los 70.
Sus rompedores propuestas para la época lo consolidaron como un diseñador pionero y revolucionario, cuyas piezas más emblemáticas se encuentran hoy en los armarios de cualquier fashionista que se precie. 


Manuela Castilla Rojas